Feeds:
Entradas
Comentarios

NO MÁS BESOS

– ¿Por qué tiene que haber tantos besos?

Sucede en todas partes,

En cualquier lugar, sobre todo mamás besando a sus bebes.

Desearía que nadie se hubiera inventado los besos Seguir leyendo »

AHORA NO, BERNARDO

NARRADORA:

El papá de Bernardo estaba poniendo un clavo en la habitación.

Bernardo fue corriendo a ver a su papá.

BERNARDO:

-“Hola, pa.”

NARRADORA:

El papá siguió ahí clavando. Seguir leyendo »

NARRADORA:

Hacía mucho tiempo que los animales deseaban averiguar a qué sabía la luna.

¿Sería dulce o salada?

Tan solo querían probar un pedacito.

Por las noches, miraban ansiosos hacia el cielo.

Se estiraban e intentaban cogerla, alargando el cuello, las piernas y los brazos.

Pero todo fue en vano, y ni el animal más grande pudo alcanzarla. Seguir leyendo »

LA CEBRA CAMILA.

NARRADORA:

Allá donde se acaba el mundo, en el país donde da la vuelta el viento, vivía una pequeña cebra llamada Camila.

Como en aquel lugar el viento era tan travieso, Camila tenía que andar con mucho cuidado para no perder su vestimenta.

Su madre le decía que no saliera sin pantalones ni tirantes, pero Camila cada día era más grande y los tirantes y los pantalones ya empezaban a molestarle. Seguir leyendo »

NARRADORA:

Érase una vez una pequeña coneja negra.

Un día fue a buscar coles a la huerta para hacer un caldo. Cuando la pequeña coneja volvió a su casa, se encontró con la puerta cerrada y llamó.

CABRA:

– Beee e e ¿Quién es? (vozarrón) Seguir leyendo »

NARRADORA:

Hubo un tiempo en que las cuervas eran multicolores.

Sí, sí de todos los colores.

Algunas eran rosa con plumas de color lila en la cola.

Otras, amarillas con grandes lunares verdes.

Y muchas, azules con rayas de un suave tono anaranjado.

Seguir leyendo »

LA ESPADA PACIFISTA

https://youtu.be/35vw8UHBJSY

https://youtu.be/KrNBHPVnmpE

Había una vez una espada preciosa.

Pertenecía a un gran rey, y desde siempre había estado en palacio, partipando en sus entrenamientos y exhibiciones, enormemente orgullosa.

Hasta que un día, una gran discusión entre su majestad y el rey del país vecino, terminó con ambos reinos declarándose la guerra.

La espada estaba emocionada con su primera participación en una batalla de verdad. Seguir leyendo »